Trabajamos por la educación

Llamado para artistas del pacífico colombiano a participar de la convocatoria ‘Crea Sonidos Pacífico’

  • Serán 20 proyectos musicales elegidos, los cuales recibirán el acompañamiento necesario para convertirse en emprendimientos creativos del Pacífico colombiano y darse a conocer.
  • La convocatoria está dirigida a los nacidos en los departamentos de Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Los interesados pueden registrar su proyecto musical en la plataforma www.creasonidos.com a partir del 27 de octubre.
  • Esta iniciativa es liderada por iNNpulsa Colombia junto con MinComercio, MinCultura, la Fundación Barco y la Fundación del maestro Yuri Buenaventura.

Santiago de Cali, octubre 24 de 2020. iNNpulsa Colombia junto con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el Ministerio de Cultura, la Fundación Barco y la Fundación del maestro Yuri Buenaventura presentan la convocatoria ‘Crea Sonidos Pacífico’, la cual nace como respuesta a los desafíos de desarrollo social y económico del Pacífico colombiano y del país, ofreciendo una oportunidad incluyente a los artistas colombianos de cumplir su sueño de mostrar todo su potencial como artistas musicales.

La iniciativa, que abre su convocatoria este 27 de octubre, busca generar desarrollo social y económico a través del fomento del emprendimiento, las industrias creativas y el talento local, ofreciendo una oportunidad incluyente a los artistas colombianos de cumplir su sueño de mostrar todo su potencial como artistas musicales.

‘Crea Sonidos Pacífico’ es un proyecto de desarrollo social y cultural pensado para proteger, preservar las raíces musicales del Pacífico colombiano y difundirlas por el mundo. A través de ésta se elegirán 20 proyectos con el fin de convertirlos en emprendimientos creativos de esta región del país, gracias al acompañamiento y gestión de expertos de la industria musical. La convocatoria en su primera edición es apoyada por gestores culturales en los territorios y tiene como foco de interés la identificación de talento musical en los departamentos del Valle del Cauca, Cauca, Nariño y Chocó.

“En iNNpulsa nos sentimos honrados por formar parte de esta iniciativa que busca, por medio del emprendimiento, preservar y difundir las raíces musicales de una región con un arraigo cultural como el Pacífico colombiano. Con este proyecto, no solo se está impulsando las actividades culturales, sino que se están dando los primeros pasos para integrar y fortalecer a las industrias creativas que generan oportunidades laborales para los jóvenes y aportan a la reactivación económica”, afirmó Ignacio Gaitán, presidente de iNNpulsa Colombia.

Cada una de las 20 propuestas seleccionadas desarrollará la creación de su trabajo musical (álbum) que incluirá hasta seis canciones inéditas con sus arreglos musicales, el estudio para la grabación de las canciones, músicos acompañantes (si lo requiere), el proceso de mezcla, masterización y la grabación del video musical de una de las canciones del álbum, siendo la oportunidad de demostrar su talento a través de una plataforma que brinda las herramientas de producción, circulación, exposición y transferencia del conocimiento, mostrando la cultura y la música, promoviendo el desarrollo de las industrias creativas con miras a que éstas se conviertan en vehículos de integración y resocialización.

“Crea Sonidos quiere enviar un mensaje de esperanza y optimismo a todos los jóvenes del Pacífico para que se sumen a esta iniciativa y así poder demostrar su talento. El respaldo de las instituciones públicas y privadas es fundamental para la continuidad del proyecto que articula esfuerzos con miras a visibilizar este sector artístico, promoviendo su crecimiento e identificándolo como generador de empleo de calidad, motor de desarrollo, y que fomenta el tejido social y humano, así como la identidad y equidad. Esta iniciativa, que tiene el potencial de generar una transformación real en Colombia a través del arte y la música” afirma Yuri Buenaventura, gestor de la iniciativa.

Igualmente, la iniciativa también le apuesta al desarrollo de habilidades complementarias de negocios, marketing, sostenibilidad y proyección para el talento de la población local, que le permita gestionar su propio proyecto como opción de vida y mejorar sus ingresos.

Esta idea transformadora es una realidad gracias a Innpulsa, organización que identificó la iniciativa como un instrumento idóneo para estimular y apoyar proyectos de la región, con el fin de convertirlos en emprendimientos creativos en el marco de la estrategia de promoción y fortalecimiento de la economía naranja.

La convocatoria estará abierta desde el 27 de octubre hasta las 6:00 pm del 11 de diciembre y los interesados podrán inscribirse a través de la plataforma www.creasonidos.com

Open Society Foundations dona un millón de dólares a Bogotá para atender poblaciones vulnerables

Dona un millón de dólares a Bogotá para atender poblaciones vulnerables afectadas por la pandemia de COVID-19.

  • Los fondos recibidos serán destinados en un 85% para el Sistema Distrital de Cuidado, bajo la orientación de la Secretaría de la Mujer.
  • También se destinará un 15% para que la Secretaría de Educación apoye a los jóvenes del Sistema Penal de Adolescentes.

19 de Octubre 2020, Bogotá D. C., Colombia – La Alcaldía de Bogotá lanzó el Sistema Distrital de Cuidado dirigido a articular servicios para mesurar las cargas de los trabajos de cuidado de las mujeres y a jóvenes del sistema de responsabilidad penal gracias a la donación de 1 millón de dólares (USD 1’000.000) que recibió el distrito de Open Society Foundations para enfrentar las consecuencias de la pandemia en poblaciones vulnerables.

La Fundación Barco, en el marco de un memorando de entendimiento suscrito con la Alcaldía Mayor de Bogotá, será la organización encargada de proveer acompañamiento técnico y administrativo a las iniciativas beneficiadas con esta donación.

La inversión busca impactar positivamente el desarrollo de comunidades visiblemente afectadas por la pandemia de COVID-19, como las mujeres que trabajan sin remuneración en el hogar y que han visto incremento en sus labores diarias, pero menos posibilidades de desarrollo personal.

En Bogotá, 9 de cada 10 mujeres realizan trabajo doméstico y de cuidado no remunerado, destinando más de 5 horas diarias a estas tareas, según estadísticas del DANE-ENUT, 2017.

Buscando cambiar estas realidades, los recursos invertidos dejarán a la ciudad las dos primeras unidades móviles que brindarán servicios y apoyo a las mujeres que han sufrido una sobrecarga de trabajos de cuidado durante la pandemia.

Así mismo, la donación complementará la formación de los jóvenes del sistema de responsabilidad penal para adolescentes no privados de la libertad, brindándoles apoyo para acceder a la formación virtual e incentivar su proceso de vinculación al mundo laboral y social, a través del desarrollo de competencias blandas y habilidades para la vida.

Las dos iniciativas se enmarcan dentro de las metas previstas en el Plan Distrital de Desarrollo para Bogotá 2020-2024, Un Nuevo Contrato Social y Ambiental para el Siglo XXI, en lo relacionado con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 4 (Educación de Calidad) y 5 (Igualdad de género).

De esta forma, Open Society Foundations continúa el apoyo y promoción a iniciativas encaminadas a avanzar en la economía del cuidado en países latinoamericanos como Brasil, México, Colombia, Argentina y Costa Rica.

Open Society Foundations es una de las organizaciones filantrópicas más grandes del mundo que apoya a grupos independientes de derechos humanos e iniciativas de cambio social.

Abren convocatoria para premiar investigaciones sobre familia.

La Fundación Barco otorga el premio, que consta de 50 millones de pesos para el ganador.

Con el propósito de promover la investigación y reconocer el trabajo de quienes abordan temas enfocados a mejorar el desarrollo de la familia como núcleo de la sociedad,  la Fundación Barco abrió la convocatoria a la quinta versión del “Premio Antonio Restrepo Barco”.

Se trata de una de las principales distinciones a la investigación en familia que se entrega en Colombia, y otorga al ganador 50 millones de pesos.

Está dirigida a grupos de investigación de todo el país, así como a estudiantes y egresados de maestrías y doctorados cuyas tesis o trabajos hayan sido publicados y sustentados en los últimos cuatro años.

Las postulaciones estarán abiertas hasta el próximo 23 de octubre.

Para conocer los requisitos de participación y realizar el proceso de inscripción, los interesados deberán ingresar a la página www.fundacionbarco.org

“Este premio que realizamos desde hace cinco años es una oportunidad para que desde la investigación se analicen los problemas que afectan a la familia y se planteen estrategias de solución que contribuyan, incluso, a la generación de políticas públicas en nuestro país”, destacó Alfonso Otoya, director de la Fundación Barco.

La selección de la investigación ganadora estará a cargo de un grupo conformado por tres jurados y por la Junta Directiva de la Fundación Barco. Este grupo evaluará los resúmenes y los trabajos completos de los participantes en la segunda fase y luego de una deliberación final se anunciará el ganador en la ceremonia de premiación en 2021.

“Queremos seguir abriendo puertas que permitan implementar soluciones a las necesidades de la familia, como grupo social, en diferentes contextos y territorios. Uno de los grandes desafíos que tenemos como país es promover la investigación, pero lo que es más desafiante aún, es hacer posible la implementación de las estrategias y soluciones que estas investigaciones plantean; ese es uno de nuestros principales propósitos desde la Fundación Barco”, puntualizó Otoya.

Fuente: El Tiempo / Noticias Pasto

“Tenemos que promover que los niños rurales no abandonen la escuela antes de terminar su bachillerato”

Alfonso Otoya Mejía, director de la Fundación Barco. FOTO: Raúl Palacios / El País.

Por: Meryt Montiel Lugo.

Hasta el 23 de octubre estará abierta la convocatoria a la quinta versión del Premio Antonio Restrepo Barco, la mayor distinción que reconoce el trabajo de quienes abordan temas enfocados a mejorar el desarrollo de la familia como núcleo de la sociedad. Está dirigido a grupos de investigación de todo el país, y a estudiantes de maestría y doctorado cuyos trabajos se hayan publicado en los últimos 4 años. El estudio ganador recibirá $50 millones.

La entidad organizadora de este premio, la Fundación Barco, está dirigida desde octubre de 2017 por un caleño, Alfonso Otoya Mejía, economista de la Universidad Javeriana, con maestría en Administración de Empresas de la Babson College, de Boston, Estados Unidos.

El director de la Fundación Barco habló con El País sobre las acciones que viene desarrollando la entidad para contribuir al desarrollo de la educación de calidad en Colombia y por supuesto, el Premio Antonio Restrepo Barco.

Primero que todo, acláreme algo: ¿la Fundación Barco tenía otro nombre?

El nombre de la Fundación es Antonio Restrepo Barco, lo que pasa es que, por el tema de marca, de posicionamiento, para poder trabajar con un nombre más reducido, desde este año nos presentamos como Fundación Barco. Mucha gente decía Fundación Restrepo Barco, otra, Fundación Restrepo, otra FRB, entonces, eso generaba confusión en el mensaje, sobre todo en las comunidades.

¿Qué acciones desarrollan en la Fundación para cumplir con su objetivo de trabajar por el desarrollo de modelos educativos para enamorar a niños, niñas y adolescentes de sus procesos de aprendizaje?

La Fundación tiene cuatro líneas de acción. Una de ellas es de Permanencia Escolar, donde buscamos enamorar a los niñas, niñas, adolescentes y jóvenes de sus procesos de aprendizaje. Otra línea es el mejoramiento institucional de la calidad en la que hemos trabajado durante más de once años en buscar mejoramiento de calidad. Otra línea es la educación en la prevención de riesgos de minas, que también contribuye a eliminar una barrera para la deserción escolar, y por último, tenemos la innovación y gestión del conocimiento, en la que recogemos los aprendizajes de todas estas líneas de acción que nos permite crecer e innovar para proyectarnos hacia el futuro.

¿Cómo desarrollan estas líneas de acción?

En el tema de Permanencia Escolar tenemos tres proyectos que quiero destacar: ‘Escala’, un programa con el que estamos en 22 instituciones educativas en todo Colombia y lo que busca es hacer un diagnóstico de la institución educativa, para, verdaderamente, con la comunidad, identificar cuáles son las problemáticas que están causando la deserción en ese territorio específico. Lo que hemos encontrado es que las problemáticas son variadas de un lugar a otro y que hay que llevar estrategias diferentes y personalizadas para cada una de estas comunidades.

¿Cuáles han sido estas causas de deserción?

Este programa analiza las causas de la deserción a nivel de ruralidad, pero no una ruralidad lejana, sino en instituciones educativas que están a menos de una hora en vehículo terrestre de un casco urbano como Cali, Pereira, Medellín, Barranquilla. Estamos por ejemplo, en municipios como Guachené. No estamos en las ciudades capitales. Hemos encontrado en las instituciones educativas que hay temas de salud y cuidado personal; temas de oportunidades, es decir que los niños, niñas, jóvenes no encuentran que la educación les brinda la posibilidad de construcción de un modelo de vida. Eso está muy alineado con la pertinencia de la educación. Hemos encontrado también regiones donde se requiere la construcción de proyectos productivos porque las familias no tienen los ingresos suficientes para lograr que los niños permanezcan en las instituciones educativas después del grado noveno. Esos son algunos ejemplos, pero hay muchos más.

¿La Fundación ayuda con aportes económicos, recursos humanos, cómo?

Una vez identificado el problema, identificamos cuáles son los programas que han sido exitosos a nivel nacional o internacional y los llevamos a la institución educativa, sin ningún costo para esta. Si es una intervención de capacitación docente corremos con todos los gastos, con recursos propios de la Fundación y le hacemos acompañamiento. Este programa dura alrededor de cinco años en cada una de las instituciones educativas. Cuando se ha solucionado el primer problema, miramos cuál era el segundo en la lista y lo entramos a abordar igualmente.

Además de Escala, ¿qué otros programas tienen?

Hay uno en alianza con ISA y el PNUD (el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), desde hace doce años. Se llama Conexiones para el Desarrollo. Es un programa con el que buscamos fortalecer la calidad educativa, pero no solo la calidad de educación medida bajo las Pruebas Saber, sino de todos los procesos de la institución educativa: administrativos, pedagógicos, de relacionamiento con la comunidad. Con este programa hemos podido establecer relación con 298 establecimientos educativos, se han beneficiado 125.000 niños y hemos tenido contacto con 3800 maestros. Hacemos un diagnóstico de la institución educativa respecto a las variables de calidad que tiene el Ministerio de Educación; encontramos las áreas de mejora para cada una de estas variables y hacemos el acompañamiento para mejorar los procesos de calidad de las instituciones, capacitamos a los docentes sobre cómo realizar las distintas cartillas de recomendaciones del Ministerio, lo cual les da acceso a mayores recursos y garantiza que los procesos quedan dentro de la institución educativa, independientemente de que los maestros estén hoy o no.

¿Si alguna institución necesita de la ayuda de la Fundación qué requisitos debe cumplir?

En nuestra página www.fundacionbarco.org pueden contactarnos. Y a raíz de ese contacto podríamos mirar en cuál de nuestros programas o proyectos podría encajar la institución.

Otra gran tarea de la entidad es la educación en el riesgo de minas antipersonal. ¿Cuál es el panorama hoy sobre esta situación?

La Fundación lleva 13 años haciendo educación en la prevención de riesgos de minas. Las cifras de víctimas por accidentes con minas antipersona y artefactos y municiones sin explosionar han visto una reducción importante desde 2017, con altibajos, pero su pico comenzó a caer desde 2017. Sin embargo, tenemos que entender que el territorio quedó contaminado con estos materiales. Si bien el Gobierno hace una tarea para descontaminarlo, esto es muy difícil porque fueron muchos municipios, muchas hectáreas de tierra y, además, porque algunas organizaciones ilegales hoy contaminan el territorio igualmente. Entonces con Pasos Seguros lo que hacemos es ir hasta esas comunidades y educarlas en comportamiento seguro. Pasos Seguros es una alianza con USAID Colombia, Computadores para Educar y Discovery Channel. Esta alianza tiene tres componentes. Uno es Comunicación, donde hemos creado unas cápsulas y una miniserie animada que está en el Canal de Discovery y en nuestro Canal de Pasos Seguros en You Tube donde, de manera sencilla, se les cuenta a los niños y a los adultos cómo adoptar comportamientos seguros.

Adicionalmente, vamos a 44 municipios de Colombia de altísima presencia de artefactos explosivos a hacer un acompañamiento a las autoridades locales: a los alcaldes para incorporar dentro de sus estrategias y planes de Gobierno el comportamiento seguro en ERM (Educación en el riesgo de Minas Antipersonal) y la línea de atención para víctimas. Y posteriormente, en el último nivel, vamos a las comunidades directamente y con los materiales pedagógicos creados, damos talleres a las comunidades y dejamos los contenidos en los territorios, capacitándolos en prevención del riesgo de minas.

Con el Premio Antonio Restrepo Barco contribuyen a la promover la investigación sobre la familia. ¿Cómo han implementado las estrategias y soluciones que han presentado los investigadores que han ganado las versiones anteriores del concurso?

Lo que nosotros buscamos es incentivar la investigación sobre un tema, una problemática que poca divulgación tiene. Hasta ahora no hemos hecho intervenciones para implementar alguna de estas investigaciones. Lo que básicamente hacemos es una convocatoria a los investigadores para que sus trabajos sean reconocidos y lo que posteriormente hacemos con los trabajos ganadores es hacer unas cátedras itinerantes donde generamos un proceso de debate en la comunidad académica sobre el trabajo destacado. Igualmente, tratamos en las redes social y seguramente en unos meses vamos a tener en nuestra página web, todos los trabajos a disposición del público en general para que se documenten sobre lo que está diciendo la academia al respecto de la familia y los distintos problemas que la academia está trabajando sobre la familia en Colombia.

¿Ustedes buscan que las investigaciones estén enmarcadas en la familia tradicional o en cualquier tipo de familia?

Una de las problemáticas que se estudia en la academia es cuál es la estructura de la familia colombiana y ese es uno de los factores de análisis. Y no es el único que premiamos y no demarca ni determina el premio en sí. Ese puede ser un campo de investigación, pero nosotros también hemos visto premios que se han otorgado sobre la migración en Colombia y su afectación a la estructura familiar. Entonces, no es un tipo de familia, la fundación no está determinando esa línea, lo que busca simplemente es desde el análisis académico de los trabajos, otorgar un reconocimiento a la investigación que, según unos jurados independientes a la entidad, logra los mejores estándares de calidad en investigación frente a los problemas de la familia, cualquiera, no tiene que ser exclusivamente de su estructura, puede ser de su problemática económica, demográfica, de movilidad social, comportamiento psicosocial. Lo que se premia es la calidad de la rigurosidad de la investigación, más allá de la temática.

¿Si en manos de usted estuviera formular políticas públicas en favor de la familia o de la educación, cuáles propondría?

Más que en el tema de familia, formularía políticas en el tema de educación, el cual es en el que la fundación ha almacenado conocimientos y experiencias y lo enmarcaría en la temática de la permanencia escolar. Es importantísimo para nuestro país buscar mecanismos eficientes de retención de los niños en las instituciones educativas. Un niño que sale de la institución educativa después de noveno es realmente una pérdida social. Tenemos que procurar que los niños rurales, que no alcanzan a sumar mucho en los grandes números de las estadísticas de nuestro país, no abandonen la escuela en noveno, décimo, antes de culminar su bachillerato. Y lo que buscaría son políticas públicas encaminadas a garantizar que la educación en la ruralidad colombiana sea pertinente, en garantizar que la educación les permita a los jóvenes realizar la construcción de modelos de vida y que les permita soñar con un futuro próspero que es lo que debe buscar la educación.

Fuente: El País

Todos los derechos reservados © Fundación Barco 2021
Desarrollado por: logo-himalaya